La Oracion Y El Creyente

Una vida de Oración Incesante

De todas las cosas que podemos hacer para el Señor, considero que cualquier pastor, ministro o creyente maduro diría que la cosa la más poderosa es la oración. Aunque, a pesar de saber ésto, 80% de los pastores oran 15 minutos o menos por día.

¿Por qué es que la oración es la más difícil parte del ministerio al motivar a la gente hacerla? Es ilógico que la más poderosa arma en el arsenal de un creyente es raramente usada. Pero es bien evidente, que ésto es la verdad.

Muchos pastores y líderes desean una mayor vida de oración, pero verdaderamente no saben como ponerlo por obra. O, ellos tienen tantas otras actividades en sus vidas y sus ministerios que no pueden hallar un tiempo reservado para oración regular. La vida contemporánea de hoy día parece funcionar en tal manera para hacer la meta de tener una vida de oración incesante difícil, si no imposible a alcanzar.

Demasiado frecente, esperamos que los “programas” y las “actividades” que tenemos en la iglesia alcancen la obra del ministerio. ¿Si ésto es lo que es requerido para tener una grande iglesia, pués ¿por qué no se nota ejemplos de éstos en el libro de Hechos? Si los programas y las actividades traen el avivamiento, pués Pablo hubiera escrito sobre ellos en sus cartas a las iglesias, ¿verdad?

Cada mover del Espíritu Santo, a través de la histora entiera de la Iglesia vino por la oración. Cada avivamiento que jamás existió vino como resultado de la oración. Un pequeño grupo de personas se pusieron tan fuertemente hambrientos por la presencia de Dios que ellos pusieron todo a un lado, para interceder. No únicamente una oración rápida durante el culto pidiendo que Dios obarara, ni una oración diaria de cinco minutos tampoco, sino una búsqueda incesante por el rosotro de Dios y por su presencia.

Aún Cristo vino a la tierra por las oraciones de Ana y Simeón (Luc 2:25-38). Según el evangelio de Lucas, ambos estuvieron en el templo diariamente, orando para que viniera el Mesías. Cuando él vino, ellos instantáneamente le reconocieron y glorificaron a Dios.

¿Por qué necesita Dios nuestras oraciones para alcanzar su voluntad aquí en la tierra? Es simplemente un asunto de autoridad. Cuando Dios creó a Adán en Génesis, capítulos uno y dos, él dio autoridad sobre toda la tierra a Adán. Por lo tanto, para tener autoridad aquí en la tierra, uno requiere un cuerpo humano. Esto es una ley espiritual que Dios creó. El ha elegido limitarse a obrar dentro de aquella restricción.

Por lo tanto, cada obra que hace Dios aquí en la tierra es mediante las oraciones de los creyentes comprometidos. Si le pedimos a Dios, “¿Por qué no estás haciendo algo tocante tal y tal situación?’’ El nos contesta, “¿Por qué ustedes no están haciendo algo tocante ésto por sus oraciones?” Sin nuestras oraciones, nada pasa.

La vida de Cristo, aquí en la tierra fue una de oración incesante. El se apartó frecuentamente aún de sus discípulos los mas íntimos para estar sólo con su Padre Dios en oración.

Después de despedir a la multitud, subió al monte a solas para orar; y al anochecer, estaba allí solo.

Mat 14:23

Levantándose muy de mañana, cuando todavía estaba oscuro, salió, y se fue a un lugar solitario, y allí oraba.

Mar 1:35

Y después de despedirse de ellos, se fue al monte a orar.

Mar 6:46

Pero con frecuencia El se retiraba a lugares solitarios y oraba.

Luc 5:16

En esos días El se fue al monte a orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.

Luc 6:12

Si Cristo entendió la necesidad de estar en oración incesante, y lo hizo un hábito hacerlo, ¿qué nos hace pensar que podemos ministrar eficazmente sin el mismo enfoque intenso sobre la oración? Sí, fue nuestro Salvador, pero también fue nuestro ejemplo. Un ejemplo que debemos seguir cada uno y todo momento de nuestras vidas.

Si Cristo no pudo ministrar sin oración, tampoco nosotros. Si él, quien fue Dios encarnado, necesitó estar reconectado a su Padre, “¿qué tanto más nosotros?

Muchas veces, ambos creyentes e inconversos preguntan, ¿Por qué no se ve Dios obrando en la Iglesia, como le vieron las personas en épocas bíblicas? La respuesta es sencilla. Es porque nosotros no oramos bastante para tener el poder de Dios flueyendo por nuestras vidas.

Es interesante notar que en cada uno de los ejemplos que he listado arriba, Cristo se fue a orar después de cualquier manifestación del poder de Dios. En la mayoría de aquellos casos, la biblia dice que le trayeron a él muchos enfermos, y que les sanó y libró de la opresión demónica.

¿Por qué fue Cristo tan cuidadoso en tomar aquellos tiempo de oración después de que había ministrado a la gente? Yo creo que fue así para que fuera dispuesto para el próximo tiempo que necesitó el poder de Dios. Mientras que ministró, el poder de Dios fluyó de él, para tocar a la gente a quienes ministraba. Sabemos ésto, porque cuando la mujer con el flujo de sangre le tocó, declaró que sintió “que había salido poder” (Mar 5:30; Luc 8:46).

Cristo vio la necesitad de “recargar sus fuerzas (pilas) espirituales” después de ministrar a la gente y usó la oración como medio para hacerlo. No esperó hasta que el próximo tiempo que anticipara ministrar: se guardó en un estado constante de disponibilidad.

Cuando Cristo bajó del monte de la transfiguración, encontró a sus discípulos intentando sin éxcito de echar fuera a un demonio. Jesus respondió a aquella situación con compasión y echó fuera al demonio. Cuando sus discípulos le preguntaron por qué él les dijo, “ Pero esta clase no sale sino con oración y ayun.” (Mat 17:21).

Nota que Cristo no tomó un tiempo para orar y ayunar en ese momento; inmediatamente atendió al problema. Aunque había instruído a sus discípulos previamente sobre la necesitad de oración y el ayuno, no paró para orar y ayunar. ¿Por qué? Porque vivía una vida de oración y ayuno. Guardó sus fuerzas espirituales bien cargadas, y tuvo una relación íntima con el Espíritu Santo.

La vida de oración de Cristo tanto impresionó a sus discípulos que le pidieron que les enseñara a orar.

Y aconteció que estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó también a sus discípulos.

Luc 11:1

Mediante el ejemplo de su vida y su ministerio, Cristo demostró a sus discípulos el poder de oración incesante. Aunque ellos todavía buscaban a Cristo ser un Mesías político, también realizaron su necesitad de aprender a orar como oraba Cristo.

A través de la historia de la iglesia, vemos que los más poderosos ministros que han vivido han todos seguido el ejemplo de Jesús. Fueron todos varones y mujeres de oración incesante e intensa.

Smith Wigglesworth, que se llama “el apóstol de fe,” fue un gran evengelista en Inglaterra durante los primeros días del movimiento pentecostés. En su ministerio, muchas miles de gente fueron sanados, muchos en maneras dramáticas, y a lo menos 14 de ellos fueron levantados de la muerte. Multitudes de gente fueron salvados por sus predicaciones.

Cada mañana, Smith pasó dos horas en oración, principalmente orando en el Espíritu (en lenguas). Entonces fue para hacer cualquier cosa que el Espíritu Santo le había mandado hacer. Cuando uno le pidió por su secreto para obtener el poder de Dios, siempre habló de su vida de oración y su relación íntima con el Espíritu Santo. Otros ministros, queriendo este mismo poder vineron a veces para reunirse con él para orar. Sin embargo, cada uno siempre salió del cuarto antes de que hermano Smith terminó su tiempo de oración; todos dicieron que fue “demasiado” por ellos.

Kathryn Kuhlman ministró por varias décadas en los Estados Unidos durante el medio del último siglo. Ella no fue gran predicadora, y sus mensajes fueron bien sencillos y no muy profundas. Pero, su ministerio fue conocido por los cientos de sanidades que sucedieron en cada culto.

La gente esperaron en líneas por horas antes del culto solamente para poder entrar en uno de sus cultos. Kathryn rechazó poner las manos en la gente, simplemente estuvo en la plataforma y declaró lo que Dios hacía en varias partes del auditorio. Mientras que el Espíritu Santo tocaba la gente, él lo decía a Kathryn, y ella lo anunció a la congregación. Tanto como yo sé, en cada caso, aquellos personas fueron sanados.

Kathryn paso ocho horas en oración antes de todos los cultos. Imploró a Dios, pidiendo que el Espírtu Santo moviera y tocara las vidas de la gente que iban a venir. Ella sintió una tremenda carga por la gente, y supo que en si mismo, no pudo hacer nada por ellos. Por lo tanto, surgió su tiempo de oración.

Paul Youngi Cho, de Korea del Sur, tiene una de las congregaciones más grandes del mundo entero, con más de un millión de miembros. Cuando uno le pide por el secreto de su éxito, él dice, “Yo oro, y yo obedezco.” Su entero ministerio se concentra de oración. No tiene solamente un cuarto en su iglesia por la oración; su igesia tiene una montaña entera para usar. Se llama la Monte de Oración. Esta montaña está cubierta con pequeñas cuevas que la gente de la iglesia usan para ir y esconderse para orar por días tras días.

Cada manaña hermano Cho ora por cinco horas antes de empezar cualquier otro trabajo o quehacer en la iglesia. Muchos le preguntan como puede hallar tiempo para orar tanto. El les contesta de la siguiente manera, “Usted no entiende. Si no oro por cinco horas, no tengo tiempo para hacer todo. Pero cuando oro así, entonces Dios se encarga de todo lo que necesito.”

Benny Hinn probablamente tiene el más grande ministerio de sanidad hoy día en los Estados Unidos. Su ministerio fluya en mucha de la misma unción en que fluyó el de Kathryn Kuhlman. Cuando hermano Benny viaja a sus varias campañas, él es muy particular tocante sus alojamientos y a quien habla. No es que requiere tener un alojamiento elegantísimo, sino que manda que la gente en los cuartos cerca de su propio cuarto sean sus propias personales. No quiere que nada, ni aún el ruido de la persona en el otro cuarto interumpa su comunión con el Espíritu Santo antes de que ministra.

Aún los personales de hermano Benny deben guardar sus corazones y palabras. Si no fluyen con el Espíritu Santo, o si no están llenos de gozo, o si no hablan palabras de fe… él no les permite entrar en su cuarto. ¿Por qué? Porque su enfoque es estar con el Señor y prepararse para ministrar a la gente.

Estos son solamente unos pocos ejemplos de las varias personas de oración que Dios ha usado en tiempos recientes en la Iglesia. El hilo común en todas sus vidas fue que ellos fueron grandes guerreros de oración más que otra cosa.

Cada uno de estos grandes ministros tuvo tiempos específicos apartados para la oración, pero también tuvo una vida incesante de oración durante el día. Hablaron con Dios mientras que trabajaban, viajaban y ministraban.

Un cuento verdadero sobre Smith Wigglesworth relata que algún día después de salir de una junta, estaba en un auto con dos otros ministros. Después de quince minutos, dijo al chófer, en una manera bastante fuerte de parar el auto. Pensando que iba a haber un acidente, el chófer golpeó los frenos y preguntó, “¿Qué pasa?” Respondió hermano Smith, “Hemos estado hablando por quince minutos y todavía no hemos mencionado el Señor. Debemos parar y arrepentirnos.” ¡Wow! Esto demostró una tremenda entrega a mantener su relación íntima con su Señor.

Una vida de oración incesante no necesariamente trata de oración incesante formal, sino es estar en comunión incesante con Dios. Cuando tenemos éste tipo de communicación, no solamente podemos hablar a Dios concernante todo lo que pasa alrededor de nosotros, sino él puede también hablar con nosotros.

Si dos personas están viajando juntos, ellos no establecen tiempos formales para reunirse para hablar. No, lo que hace es hablar el uno al otro mientras que viajan. Mientras que nosotros andamos por la jornada de la vida, tenemos la promesa de Cristo que él andará con nosotros.

“Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo..”

Mat 28:20

Jesús es con nosotros, pero la mayoría del tiempo, es igual a si el fuera caminando al otro lado de la calle. En vez de reconocer su presencia y recostar sobre él, la mayoría de los creyentes totalmente lo ignoran. En vez de platicar con él, platicamos con todos lo demás, y al ser honesto, la mayoría de lo que decimos en su presencia… pués, verdaderamente no quiere oír.

Hay varios tipos de oración, pero el tipo que veo usado lo más común en la Iglesia hoy es lo que llamo “oraciones de compras.” Esto es ir a Dios con nuestra lista de cosas y pedirle darnos cada deseo de nuestro corazón. En realidad, este tipo de oración es simplemente egoístico, y no hace mucho para avanzar el Reino de Dios.

Cuando los discípulos de Cristo fueron a él y le pidieron como orar, el les dio un bosquejo increiblemente detaillado por la vida de oración de un creyente.

Vosotros, pues, orad de esta manera: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. 11 Danos hoy el pan nuestro de cada día. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén.”

Mat 6:9-13; Luc 11:2-4

Aunque casi cada creyente conoce esta oración, pocos realmente meditan sobre lo que verdaderamente significa. Acaso la repetimos en un culto, pero consiste nada más de palabras memorizadas, no habladas del corazón. Tomemos un rato para examinar los pasos en este bosquejo de oración.

Oración de Alabanza “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre” – Cualquier oración debe incluir tiempos de alabanzas y dar gracias a nuestro Dios. No solamente después que recibimos una respuesta a una petición, pero antes de que lo vemos manifestado aquí en la tierra. Esto significa en los buenos tiempos tanto como en los tiempos duros. Cuando alabamos a Dios en medio de nuestros problemas, ésto es una arma increíble que puede cambiar aquellos problemas a ser oportunidades para recibir milagros.

Oración de Intercesión“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” – Intercesión es orar la voluntad de Dios aquí en la tierra. Nota que ésto es la primera cosa que Jesús dijo a sus discípulos a orar después que alabaron a Dios. No ores por sus propias necesitades, sino para que la voluntad de Dios sea hecha aquí en la tierra. Esto es la parte más importante de nuestra vida de oración, el interceder por la voluntad de Dios. Esto es el tipo de oración que trae cambios aquí en la tierra.

Oración de Petición“Danos hoy el pan nuestro de cada día” – Jesús reconoció nuestras necesitades y nos dijo pedir a Dios para que él se nos provee. No ores por excesos, sino ora por nuestras necesitades. Sin embargo, de todas las partes de la oración, ésta es la más corta. ¿Por qué? Porque Dios ya sabe nuestras necesitades y desea proveerlas.

Oración de Arrepentimiento “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores” – Una parte de la vida de oración de cada creyente consiste en arrepentirse de nuestros pecados. No solamente los pecados de comisión, sino los mayores pecados de omisión. Segunda Crónicas 7:14 dice, “Y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.” Nota los términos claves en este verso. Primero, habla de la gente de Dios, no de la gente del mundo. Entonces da instrucciones específicas; ser humildes, orar, buscar el rostro de Dios y arrepentirse. ¿Por qué? Para que Dios moviera en nuestra tierra. Nuestra falta de arrepentimiento puede bloquear el funcionamiento (obra) de Dios en la tierra.

Oración para Protección“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal” – Necesitamos la protección de Dios sobre nuestras vidas. En los dos primeros versos de Salmo 91, Rey David dice, El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. Diré yo al Señor: Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío.”David entendio su necesitad de mantenerse bajo las alas de Dios, donde pudiera ser protejidos. También nosotros tenemos aquella misma necesitad.

Oración de Alabanza (otra vez)“Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás” – Jesus terminó el bosquejo al decir, “Alaben a Dios otra vez.” Obviamente, la oración de alabanzas es la parte la más importante de la vida de oración de un creyente. Es esta alabanza y adoración incesante que nos trae a la presencia del Padre, donde todas las otras necesidades de oración son cumplidos.

Es únicamente mediante la oración incesante que nosotros, el Cuerpo de Cristo, alcanzará la voluntad de Dios aquí en la tierra. No basta que oramos unos poco minutos, y después seguimos con nuestros planes del día. En contraste, debemos estar en contacto contínuo con Dios por la oración.

Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Efe 6:18

Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;

Col 4:2

Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed pues prudentes y de espíritu sobrio para la oración.

1 Ped 4:7

Pués, ¿cómo podemos tener esta vida de oración incesante, y todavía hacer todas las demas cosas que son requeridas hacer en el ministerio?

Primeramente, debemos establecer el órden correcto de prioridades en nuestras vidas y ministerios. Es imposible que un pastor haga todo en la iglesia. El necesita otros quienes son sus co-laboradores en la obra. Cada uno de ellos tomarán responsabilidad por una área de la iglesia y asegurá que aquella área del trabajo sea complida. El liderazgo que no está dispuesto para servivr es inútil.

En la iglesia primitiva, justo como en nuestras iglesias, hubo mucho trabajo hacer. Los apóstoles, reconociendo esta necesitad, hicieron una decisión para designar unos diáconos para quitar parte de la carga del trabajo práctico, para que pudieron concentrar en la oración y la predicación.

No es conveniente que nosotros descuidemos la palabra de Dios para servir mesas. 3 Por tanto, hermanos, escoged de entre vosotros siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes podamos encargar esta tarea. 4Y nosotros nos entregaremos a la oración y al ministerio de la palabra.

Hec 6:2-4

La congregación debe realizar que es a su propia advantaje para librar el tiempo del pastor para orar, estudiar la Palabra y ministrar.

Una vez que el liderazgo apropriado sea dispuesto para ayudar el pastor en la obra del ministerio, el pastor en turno debe prioritizar su tiempo, para poner la oración en primer lugar. Yo mencioné previamente que hermano Paul Youngi Cho ora cinco horas diariamente. Esto es como él inicia su día. No se permite hacer ninguna otra cosa antes de su tiempo de oración, y se levanta temprano en la mañana para que pueda tener aquel tiempo.

Si no oramos primero, es como si vayamos a trabajar desnudos. No tendremos la protección, sabiduría, o poder para alcanzar cualquiera cosa en el ministerio.

Sin embargo, ésto no termina la oración durante el día. Esto simplemente termina el tiempo formal apartado que es designado por la oración. A través del día, todos tenemos tiempos que son “tiempos mentales muertos.” Estos son tiempos cuando nuestros cuerpos acaso pueden estar activos con los quehaceres tales como manejar el carro, cortar la huésped, esperar por alguien, o simplemente andar de un lugar al otro. Estos “tiempos muertos” son tiempos ideales para continuar nuestra oración, mientras que nuestros cuerpos están envolucrados en aquellos quehaceres.

Finalmente, debemos ser seguros que paramos un momento antes de cada una y todas las cosas que hacemos para el Señor, que pedimos una oración breve, que pedimos la guianza, sabiduría, y el plan de Dios para cumplir aquel quehacer. A causa de hacer ésto, faltamos varias oportunidades para ministrar y para recibir las bendiciones de Dios.

Por ejemplo, ¿cuándo fue la última vez cuando preguntaste a Dios donde ir para comprar petrol por tu carro? Si lo hiciste una vez, probablemtne fue hace mucho tiempo. Pero, acaso hay alguien en la gasolinera que necesita una palabra de ánimo. Si tomamos aquel momento para pedir el plan de Dios en aquel acto sencillo, Dios puede dirigirnos a aquella persona. Pero, si no hacemos caso, y simplemente andamos por la vida sin comunicarnos constantamente con Dios, podemos perder la oportunidad de ministrar a muchísimas personas.

Más de todo, una vida de oración incesante es un cambio de actitud. Es una realización que Jesus está caminando con nosotros brazo en brazo. Es simplemente platicar con él mientras que andamos juntos haciendo los quehaceres del día.

Yo he sentado y hablado con muchísimos pastores y ministros en varios lugares diferentes. Pero, en muchos casos, hablar con aquellos pastores no fue diferente que hablar con un hombre de la calle. Su conversación no consistió del Señor, su boca no fue llena de la Palabra de Dios. No, fue llena de pláticas sobre los deportes, problemas en el mundo, y su mismo.

Personalmente, si no estoy hablando del Señor, o de su Palabra, no tengo mucho que decir. O sí, puedo hablar de otras cosas un ratito, pero muy pronto me falta algo para decir. Desgraciadamente, conozco a solamente unos pocos pastores y ministros con quienes puedo sentarme, y cuya conversación simpre vuelve al Señor. ¿Por qué? Porque la mayoría de los creyentes no tienen sus vidas concentradas sobre Cristo y su Palabra.

No digo que estas personas nunca hablan de otras cosas. Ni digo que son tan espirituales que no sirven por nada en la tierra. Lo que digo es que el enfoque central en sus vidas es el Señor. A causa de ésto, él entra a cada conversación y se pone nuestro enfoque.

Esto es el tipo de cambio en actitud que debemos hacer. Es fácil orar continuamente cuando uno está pensando todo el tiempo sobre el Señor. Pero, es cuando nos enfocamos sobre nuestros quehaceres de la vida, nuestros pasatiempos, o nuestros problemas, nuestras oraciones se ponen cortas y esporáticas.

¿Quieres ver más del poder, de la unción y la sabiduría de Dios en tu ministerio? Pués, cambia tu actitud. Desarrolla una vida de oración incesante.

Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.

Fil 4:6

Por consiguiente, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones.

1 Tim 2:8

comentarios
  1. eric almao dice:

    pido la oracion por liberacion espiritual,para que dios rompa con toda maldicion,brugeria,hechizeria,o pacto satanico que hayan hecho en mi nombre,y para que dios restaure mi vida,me bendiga con un buen trabajo,me proteja de todo mal,y sea el mi guia.amen

  2. norma dice:

    en el nombre poderoso de nuestro señor Jesucristo, pido la oracion, liberacion espiritual, para que Dios rompa con toda maldicion de vicios de licor drogas, malas juntas de personas a mi hijo jeison jose, para que Dios lo coloque en un buen empleo, para que se rinda a los pies de nuestro Señor Jeuscrito, y que formalice su hogar con su pareja y su hijita gracias por orar

    • norma dice:

      norma :en el nombre poderoso de nuestro señor Jesucristo, pido la oracion, liberacion espiritual, para que Dios rompa con toda maldicion de vicios de licor drogas, malas juntas de personas a mi hijo jeison jose, para que Dios lo coloque en un buen empleo, para que se rinda a los pies de nuestro Señor Jeuscrito, y que formalice su hogar con su pareja y su hijita gracias por orar

    • patricia dice:

      patricia:en el nombre poderoso de nuestro señor Jesucristo,pido oracion,por mi hijo yonathan ,por liberacion,para que dios rompa toda maldicion. pido oracion por la liberacion de mi hijo la cual tiene una enfermedad llamada: autismo , la cual los medicos no le encuentran la esplicacion ,pero el unico que puede sanarlo es nuestro señor jesucristo ,que tiene el poder para sanarlo . hermanos yo tengo fe en que mi señor jesucristo lo va a sanar , y sera un gran testimonio para que la gente sepa ,que si hay curacion al autismo por medio de el señor jesus , amen gracias por orar

  3. luisito dice:

    dy gracias am Dios pr estas palabras escritas , ya que nos llena de felisidad.. el saber que jehova es con nosotros en todo momento, y que en nuestras oraciones nos consuela ya que nos escucha… aleluya a el… tanto lo amo se a robado mi corazon, y doy gracias por personas como ustedes que luchan por compartir enseñanzas que salvan a muchos… bendiciones,,,,

  4. sandra dice:

    Dios los bendiga por esa enseñanza pido oración por mi hermana anita y mi hermano beto que Dios los traiga de nuevo a sus caminos santos, esa enseñanza me anima más a seguir buscándolo en la oración Gracias , muchas bendiciones

  5. Dinora garcia de Wildt dice:

    Poderosa enseñanza, pido oracion por que quiero amar mas a Dios vivir en santidad y comunion. Con El quiero saber como orar mas me siento de debil y oro pero quiero orar mas para que Dios haga su voluntad en mi mi llamado ministerio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s